Recogida Puregon 900 y Ovitrelle 250

Hola!!

Últimamente nos estamos retrasando en el día de la publicación pero es que por una cosa u otra al final a veces se nos hace imposible poder publicar.

Hoy venimos a hablar de la medicación recetada por nuestra ginecóloga para próximamente empezar el tratamiento. Los fármacos son: Puregon 900 y  Ovitrelle 250 (si pincháis en las palabras os reconducirá a una web donde os explica súper bien qué es cada fármaco, para qué se utiliza y qué hace).

Como os dije la semana pasada, tenía que recoger las recetas el martes a partir de las 12:00h, así que, obviamente yo a las 12:05h ya estaba allí, muerta de ganas por recoger mis recetas e ir corriendo a la farmacia.

Yo que soy muy impaciente, cuando salí el martes de la consulta hice todo lo que tenía que hacer y llegué a casa me volví loca buscado los precios o los posibles precios de cada uno de los fármacos, porque cuando la ginecóloga me dijo que para que la Seguridad Social me financiara el tratamiento con una medicación tan cara era necesario que las recetas fueran enviadas a inspección y por lo tanto selladas, me imaginé que el precio sería desorbitado, así que me puse a indagar un poco en el tema y encontré los siguientes precios de la medicación con receta NO FINANCIADA :

• Puregon 900 unos 350 euros.

• Ovitrelle 250 unos 50 euros. 

Recordad que estos precios los he sacado de internet y no sé si son exactos o aproximados, si van a variar en funcion de la comunidad autónoma o de la farmacia en la que se adquiera.

Bueno, pues como yo ya sabía más o menos el precio de la medicación sin financiar y sí, eran desorbitados, pensaba que la seguridad social te cubriría la mitad o un poco más de la mitad, vamos que pensaba que tendríamos que pagar unos 150-200€ por los dos fármacos.

Llego a la farmacia y tengo a mi pareja al otro lado del teléfono (que en ese momento está trabajando) queriendo escuchar para saber qué sablazo tendríamos que pagar. Reconozco que aunque es más barato con la financiación, 200€ me seguiría pareciendo un ojo de la cara. Pues bueno, le pregunto cuál es finalmente el precio de la medicación y aquí es donde viene mi sorpresa… me dice que el Ovitrelle 250 cuesta 4.24€ y el Puregon 900 también cuesta 4.24€. Me hubiese gustado ver la cara de monguer que se me pudo quedar cuando resolvió mi duda y claro yo incrédula aún le digo, euros?? Y me dice sí, 4 euros con 24 céntimos explicándomelo como si realmente fuera tan tonta cómo parecía en ese momento jajajajaja. Me explicó que tenía que pedírmelo y que esa tarde u hoy estaría disponible para recoger, así que preferí dar un poco más de tiempo e ir esta tarde a por ello.

Una vez lo recogí, la farmacéutica me explicó que tenía que estar en la nevera hasta el momento de la aplicación y que una vez tuviese que empezar a utilizarlo, que también debía permanecer en la nevera.

Así que ahí lo tenemos pasando frío hasta el momento de utilizarlo ❄️

Vuelvo a recordar que no sé si el precio varía en función de la Comunidad Autónoma o de la farmacia, pero a mí en Madrid, me ha costado en total 8.48€.

Estamos deseando que llegue el día 14 de Marzo para hacerme la ecografía y saber cuál es el siguiente paso.

0F75C3B6-6A22-420E-A66E-F9241B5B7C27.jpeg

 

Anuncios

Inicio ciclo IAD

Hola a tod@s!

Esta semana nos habíamos retrasado en la publicación, pues en vez del Martes habíamos decidido hacerla hoy Jueves, dado que teníamos cita nuevamente en ginecología y habíamos estado unos días de vacaciones en Asturias.

Hoy básicamente empezábamos el proceso del ciclo de IAD. Una vez llegue allí, la ginecóloga me pregunto qué día fue mi última menstruación para empezar a planificar todo y puesto que ésta fue el día 19 de Febrero, me volvieron a citar para el próximo 14 de marzo a las 12:00 para hacerme una ecografia porque ya estaría cerca de mi próxima regla.

Una vez me dio el volante de citación para la siguiente consulta, pasamos ya a firmar el consentimiento informado de la inseminación, me explicó el proceso y como anteriormente ya nos habían dado los nombres de los bancos de semen con los que trabajaban, este paso se lo saltó, ya que tenemos decidido a qué banco de semen vamos a solicitar la muestra y la decisión es prácticamente inamovible.

También le comenté si podía existir la posibilidad de que el ácido fólico que estaba tomando me estuviese sentando mal y aunque puso una cara de duda me dijo que sí, que podría ser posible y que entonces tendría que cambiármelo, pero se le olvidó hacerlo, así que el día 14 volveré a recordárselo.

Realmente cuando me recetaron en ginecología el ácido fólico, ellos me dijeron que tomase YODOCEFOL y cuando se lo fui a pedir a mi médico de cabecera la receta porque el anterior se me había terminado, él me recetó NATIFAR y desde entonces es cuando no me sienta del todo bien.

También me dio el inyector del puregon y las recetas de las medicaciones que voy a tener que utilizar una vez que empiece el ciclo de la IAD (Puregon y Ovitrelle ). Me explicó que dado a que la medicación es muy costosa y nosotras estamos haciendo nuestro tratamiento por la seguridad social, debía llevar las recetas a mi centro de salud para que inspección nos las selle, así la seguridad social nos financiaría la medicación y nos saldría más barato, y ya una vez que recoja las recetas, que procure comprar la medicación lo más rápido posible puesto que las recetas caducan a los 10 días.

Así que las llevé esta misma mañana a la salida de la consulta y allí ya me indicaron que debo recogerlas el martes a partir de las 12:00.

Qué nervios, cuanto más cerca estamos, más largo se nos empieza a hacer todo 😛

 

4a373ccf-9247-4dcc-bd5b-c8546ce6597d.jpeg

Octubre de ginecología y endocrino

Tuve mi siguiente revisión ginecológica el día 24 de Octubre, en la cual debía saber mi resultado de TSH para saber si comenzábamos el ciclo. Pero claro, mi revisión con el endocrino no era hasta el día 26 de Octubre, dos días después de mi revisión ginecológica.

Ahí me explicaron que después de saber los resultados de la TSH podríamos comenzar la estimulación ovárica en el mes de Noviembre, puesto que quizá tuviese que tomar durante el embarazo el mismo tratamiento y no pasaba nada.

Me dieron una muestra de lo que sería el consentimiento informado que teníamos que firmar para que le echáramos un ojo, junto a los dos bancos de semen que trabajan con el hospital para que nos decidiéramos (hablaremos de ellos en la próxima publicación).

Todo nos parecía súper pronto, y nos pilló de sopetón, volviendo a la lista de espera que solían tener los demás hospitales, la cantidad de opiniones que conocíamos y casos reales de los que nos habíamos informado, sumado a un par de factores personales, decidimos aplazar el inicio del ciclo hasta Marzo, siendo el día 1 del mismo la siguiente consulta en ginecología.

El día 26 de Octubre, volvimos al endocrino. Esta vez si había seguido el tratamiento y la dieta al pie de la letra, así que, nada podía ir mal (o eso quería pensar). Mi TSH estaba por debajo de 2,5!! Había conseguido estar en unos buenos parámetros, así que, no tendría que volver hasta el día 30 de abril, habiéndome realizado como siempre, 7 días antes de la consulta una analítica para conocer los parámetros de la TSH. Por el momento debía seguir tomando EUTIROX 50 cada día y si antes de la consulta estaba embarazada, debía aumentar la dosis a 75, es decir, una pastilla y media los viernes, sábados y domingos hasta nueva orden y obviamente seguir con el ácido fólico. Y hablando del ácido fólico, no sé si a alguien más le ha pasado, pero, después de estar varios días sintiéndome mal del estómago cada vez que la tomaba (náuseas , mal estar, pesadez, ardor…) pasé a no tomarla y cuando dejaba de hacerlo dejaba de sentir esos síntomas, una vez volvía a tomarlo me volvía a pasar y obviamente aún no estaba embarazada, así que no es cuestión del proceso del embarazo. A alguna le ha pasado?

Y bebé ya casi tiene un pie dentro de mamá 🍼

En la foto sale EUTIROX de 25, allí me explicaron que si tenía aún de 25 me tomase 2 comprimidos para hacer el efecto de 1 de 50 hasta terminar la caja.

Primera consulta con el endocrino e histerosalpingoscopia

Llego el día 25 de Julio, yo me había venido el día anterior de mis vacaciones con mi familia en Asturias porque yo tenía esta cita y para mi era súper importante, así que, pudiéndome quedar más días, me vine el 24.

Llegue al endocrino, me hizo una serie de preguntas, me pesó y me midió. Me dijo que mi tiroides estaba perfecta, pero que en ginecología exigían tener la TSH en 2,5 porque creían que el tratamiento era más efectivo en esos parámetros.

Me recetó EUTIROX 25 y me explicó que debía tomarme una al día entre semana y dos los fines de semana.

Me citaron otra vez para el día 11 de Septiembre, habiéndome hecho previamente una analítica para conocer mis parámetros de TSH.

Mi siguiente cita con el endocrino la tenía el día 11 de Septiembre, pero antes de eso, me habían citado para hacerme una HISTEROSALPINGOSCOPIA el 17 de agosto para la que me habían explicado la preparación de la prueba.

La histerosalpingoscopia es una prueba en la que te insertan un catéter con contraste en el útero para conocer la permeabilidad de tus trompas y si existe algún problema en ellas o en la cavidad uterina.

Tenía que acudir en ayunas y habiéndome tomado un diazepam (relajante) y al salir de la prueba tomarme un sobre de antibiótico.

Yo, como el 99% de las personas, me puse a investigar sobre esta prueba, si era dolorosa o no. Y como en la viña del señor hay de todo, pues llegue a leer que el dolor era insoportable, a un dolor de ovarios como en tus menstruaciones o indoloro, así que llegue a la prueba cagada de miedo.

Me tumban en una camilla con un solo camisón, claro, allí yo ya estaba asustada con todo lo que había leído y me habían dicho. Proceden a meterme los catéteres para pasar el contraste, pero como estaba tensa lo rechacé inconscientemente. A la segunda, fue la vencida. La ginecóloga me explicó que ese era el momento en el que supone que al introducir el contraste es cuando podía notar dolor o molestia. No noté nada más que una micro molestia. Una vez finalizada la prueba, me dieron unas gasas porque como suele ser normal, en estos procesos se puede sangrar. Lo siguiente fue irme.

Realmente, no sé si fue por el cúmulo de nervios sumado a la prueba, ese día me lo pasé bastante revuelta del estómago, tanto que me tuve que ir antes de mi puesto de trabajo, pero repito, pudo ser simplemente cosa de nervios y tensión.

El resultado de la prueba fue más que favorable, tanto las trompas como el utero estaban perfectos.

Y ahora ya volvemos al tema del endocrino. Llegó el día 11 de Septiembre, donde tuve mi segunda cita con el endocrino.

Los resultados no habían sido los esperados y normal, porque siendo sincera, a mí se me olvidaba día si y día también tomar la medicación, así que, me subieron la dosis a 50 de EUTIROX diarios y me pusieron una dieta para coger un poco más de peso (porque yo me sentía delgada, aunque estuviese en el peso correcto) incrementando las ‘grasas buenas’ en mi dieta, os pongo un ejemplo por si alguna también esta así, vale?

  • Yogur tipo griego.
  • Pan de pipas.
  • Frutos secos.
  • Aceite de oliva.
  • Sal yodada.

Finalmente, ya en esta revisión me recetaron el ácido fólico, en mi caso YODOCEFOL para tomar diariamente.

Cada vez estábamos más cerca de bebé!!

1517948113989.jpeg

 

PACK MIMUSELINA

Hola hola!!

Hoy venimos adelantadas, con un post de más esta semana pero es que la ocasión lo merece. Después de esperarlo con tantas ganas y paciencia (y eso que en esta casa, la paciencia no es algo que abunda) y de que correos hiciera de las suyas, por fin nos ha llegado este maravilloso pack de MIMUSELINA, compuesto por un precioso chupetero con un estampado gris y estrellitas blancas, unas baby moment cards de lo más originales y a las que por supuestísimo les vamos a dar muchísimo uso, para hacer de nuestras fotos bonitas, unas fotos todavía aún más bonitas, un babero con un mensaje que nos encanta “mi mamá hace magia con un beso”, y es que nosotras aún seguimos peleándonos por saber quién llevará el título de mamá y quien de mami jajajaja. En este pack también nos incluían una muselina no sólo bonita, sino, práctica, cómoda y agradable para nuestros bebés, puesto que es una tela fina que como bien indica su guía de usos está hecha a partir de tejido transpirable que seca muy rápido y por último una postal con una chuche de corazón (que todavía estoy barajando la posibilidad de comérmela porque estoy entre la gula y la pena que me da comérmela) agradeciéndonos la confianza.

Pues bien, al abrir por primera vez el paquete que contiene la muselina, puedes pensar que tiene un tacto duro, áspero, rudo… pero como dije anteriormente, la muselina viene con una guía de usos que te indican que tienes que lavar tu muselina por separado la primera vez y cuanto más la laves, más suave se volverá.

Y bien, ahora queríamos invitar a todos aquellos y aquellas personas a las que les haya gustado estos artículos, a pasaros por la web de mimuselina o bien su cuenta de instagram porque ahí no sólo encontratéis estos productos de los que os he hablado hoy, sino infinidad de cosas que os encantarán para vuestros pequeños o para regalar a esos futuros papás y mamás.

Queríamos agradecer a mimuselina este pack que tanto nos gusta y que tanto estamos deseando poder utilizar.

Y recordar que mañana es martes y seguimos con un nuevo post de nuestra historia.

Hasta mañana!!

IMG_3652

 

 

 

Primera consulta en ginecología

Llegó el día 12 de Junio y teníamos la primera cita ginecológica. Yo estaba súper nerviosa, no sabía que nos dirían y me moría de ganas por llegar a la consulta. Mi pareja, en estos casos además de ser más tranquila, es previsora (y ya sabéis cómo dice el refrán), puso a grabar el móvil para después escuchar todo con más calma desde casa, por si algún punto no nos quedó claro o se nos olvidaba preguntar algo poder hacer memoria hasta la siguiente consulta y resolver nuevas dudas.

Os comentaré un poco como se llevo a cabo esta primera cita:

Primeramente me hicieron una serie de preguntas para saber si tenía enfermedades o antecedentes, medicación, operaciones, tabaco, alcohol… pero yo sólo tengo asma y alergia, así que, no había ningún problema. Y de seguido a mi pareja le hicieron las mismas preguntas que a mí.

Me explicaron que debía descargarme una app desde mi móvil  y registrarme en el ‘portal’ a través del cual se me iría informando de mis próximas citas y resultados. En el portal también había un formulario que debía rellenar (era prácticamente el mismo que me hizo la doctora en la primera anamnesis).

Seguido de eso, la doctora me hizo una exploración ginecológica para cerciorarse que todo estaba bien antes de comenzar el tratamiento.

El resultado fue instantáneo y perfecto, así que ya teníamos otro punto a favor.

Habíamos leído en foros la experiencia de otras mamás y se decía que había infinitas largas listas de espera para las inseminaciones artificiales y aunque eso no nos preocupaba excesivamente, tampoco nos hacía especial ilusión que se nos alargase por años, así que le preguntamos cuanto más o menos podrían tardar para hacernos una idea y así poder valorar otras alternativas si aquello se nos demoraba mucho. Efectivamente tenían lista de espera, pero nuestra sorpresa vino cuando nos dijo que podrían tardar un mes o mes y medio. Claro, a nosotras se nos quedó toda la cara porque nos pareció súper rápido (después de todo lo que habíamos leído), así que, cuando salimos de la consulta, lo que más recuerdo fue que nos miramos súper nerviosas y comenzamos a reírnos.

Me citaron para una analítica el día 16 de Junio en la que saldrían un montón de resultados, no los citaré todos pero si algunos para que os hagáis un poco a la idea:
– Tiempo de protrombina
– Glucosa
– Urea
– Hormona anti mulleriana
– TSH
– Rubéola
– Hepatitis
– VIH

Tras conocer los resultados,  mi TSH (hormona tiroidea) aunque la tenía en mis parámetros normales (4.41), en ginecología te exigen tenerla más baja (<2.5) porque se ha demostrado que en las mujeres con la TSH en un valor de 2,5 o por debajo el tratamiento es más efectivo, lo que esto significaba que desde ginecología me tenían que derivar al endocrino para que allí se me hiciera el tratamiento pertinente. Esto no era una alteración grave ni mucho menos, por lo tanto todo el proceso siguió con total normalidad.

Esto iba viento en popa!!

1517924506326

Así empezó todo

Esta entrada, más que a nada quiero dedicársela a todas y cada una de esas mujeres lesbianas que hemos tenido que escuchar infinitamente millones de veces frases como:
– ‘Sí, pues como no te deje embarazada el Espíritu Santo’
– ‘Y cómo vas a ser madre, si no puedes!!’
– Claro, sales un fin de semana, eliges uno que te guste y lo tienes hecho.
– Yo si quieres te puedo hacer el favor… ya sabes.
Y no sigo, porque no acabaría.

Por qué tú si y yo no? Acaso eres más mujer/hombre o mejor madre/padre? YO ELIJO CÓMO Y CON QUIEN SER MADRE.

Primeramente, ninguna mujer, repito, ninguna, sea hetero y soltera o lesbiana, tenemos por qué acostarnos con alguien que no queremos solamente para saciar nuestro deseo de ser madre.

Segundo, ser LESBIANA no quiere decir que seamos ESTÉRILES. Podemos ser madres al igual que todas vosotras o al igual que vuestras mujeres, madres, hermanas, etc…

Así que, os voy a contar cómo y por qué comenzó todo.

Un día, haciendo zapping por Internet encontré varios artículos en los que se hablaba de la IAD cubierta por la Seguridad Social y gracias a eso empezamos a conseguir toda la información que necesitábamos para poder llevar a cabo nuestros planes.

Gracias a Dios o a nuestro sistema sanitario español, ahora las inseminaciones artificiales te las cubre la seguridad social en muchas Comunidades Autónomas (excepto la pajuela), así que, chicas que quieran ser mamás y por “X” razón hayan pensado no pueden, en esta entrada y las próximas  les explicaré desde mi experiencia los pasos que tuve que seguir hasta conseguir llegar a la inseminacion.

Todo empezó cuando mi chica expresaba a diario y a cualquier hora el deseo de ser madre, pero quería que fuera yo la que tuviese el bebé. Un día fuimos a primark y así un poco a lo tonto, compró un body de Batman y creo que eso fue otro impulso detonante más.

Tras largas charlas, decisiones y exponer los pros y contras de ello (porque todas sabemos que no todo es bonito), tomamos la decisión de aceptar este nuevo reto y emprender un nuevo camino y capítulo en nuestra historia. Por fin habíamos decidido ser mamás con todo lo bueno y no tan bueno que esto conlleva.

Así que, me cité con mi médico de cabecera, yo iba dispuesta a pedirle información para saber a quien debía acudir para empezar el tratamiento (estaba dudosa entre el o el ginecólogo). Peeeero reconozco que me acojone por miedo a que me dijera algo que yo no quería oír (homofobicamente hablando), así que finalmente sólo le pedí una medicación que necesitaba y me fui.

Llegue a casa y cuando mi pareja me preguntó, obviamente le dije que no me había atrevido y la verdad es que se enfadó un poco porque me decía que qué me iban a decir!! Y cierto es que, no me podían (o al menos no debían) decir nada, pero es que a veces me espero cualquier cosa ya. No recuerdo si volví al día siguiente o pocos días después, pero esa vez fue la definitiva para empezar con todo esto.

El doctor fue muy agradable y me derivó a mi ginecólogo. Me dijo que me llamarían próximamente para concretar mi primera cita ginecológica. Recuerdo estar esperando esa llamada como agua de mayo y cuando finalmente me llamaron, concretamos esa primera consulta para el día 12 de Junio.

Aquí comenzó todo!!!!

92C64F7D-B923-45F6-A591-6D84C7AF188F.png